jueves, 24 de julio de 2014

PAZ EN EL CONGRESO



Sigo sosteniendo que en la nueva composición física humana del nuevo Congreso de la República de Colombia, recién instalada, no escaseará la intelectualidad y la experiencia política legislativa de quienes hoy la conforman. La incertidumbre es la altura de los debates por la efervescencia de vanidades políticas que abundan en algunas viejas y nuevas figuras parlamentarias.
Hoy por hoy, el silenciamiento de los fusiles de algunos sectores ilegales en filas de las guerrillas colombianas, ante la polarización política que hoy subsiste se podría vaticinar que podía ser más creíble un gran bloque de desarme de los alzados en armas, que el desarmar los espíritus del interés  partidista existente entre algunas bancadas parlamentarias radicales de la oposición contra algunos gobiernistas.
Entonces, es cuando el prejuicio histórico y generalizado de la ciudadanía contra la legislatura del Congreso de la República, hace prever que  la intelectualidad y la experiencia no garantizarán el libre desarrollo justo y eficaz de sus actividades legislativas, el tropiezo político será la falta de grandeza humana y hasta la humildad de un congresista y, de acá, poder redimirlo a una verdadera unidad parlamentaria.
No habrá dudas de que abundarán buenas intenciones entre los gobiernistas y un control político  innegociable por parte de la oposición. La duda siempre partirá de la vieja data que carcome el descrédito generalizado de la ciudadanía. ¡Pero! Poniéndole fe, algo habrá que cambiar entre sus pesos pesados y pesos livianos del conocimiento académico.
Definitivamente somos un pueblo de contrastes. El futbol de la selección Colombia nos unió en sentimientos como ningún otro podría hacerlo, el irrestricto respaldo y la pasión emanada en los poros de cada colombiano en cada enfrentamiento en el Mundial de Brasil, fue evidente.
El contraste es que también en la adversidad, luego del partido de la selección contra el anfitrión Brasil la cual nos causó la eliminación del Mundial, también mostró la otra cara de la moneda, las venganzas y el deseo del revanchismo, ya que una gran mayoría de colombianos disfrutó con la goleada de Alemania contra Brasil.
Hubo creyentes, en mi entorno, quienes manifestaron voto de fe, al declarar la derrota de Brasil como una venganza divina contra la eliminación injusta de la selección Colombia.
Independientemente de las adversidades en la que tuvimos que salir del Mundial de Brasil además de injerencias del cuestionado arbitraje, hay quienes priorizamos a la hora de hacer votos de fe por otras injusticias sociales, por ejemplo: votos para que  nuestra Fuerza Pública tenga un pie siempre al frente a la hora de combatir el delito del narcotráfico, el homicidio contra las bandas criminales y del terrorismo guerrillero que atentan contra la población civil incluyendo a nuestros infantes inocentes. Contra las infraestructuras petroleras y su contaminación al medio ambiente.
Un voto de fe para un pie adelante para los entes de control y el activismo cívico y ciudadano que denuncian y previenen el desangre al erario y, como no decirlo, un voto de fe contra la imbecilidad política colgada en las mentiras, en la arrogancia, el protagonismo populista y la vanidad que atentan contra  la unificación pacifista de toda una nación, a falta de fundamentos sustentables en la verdad.
Lo que no nos puede quedar duda a los creyentes, quienes apoyamos la política de la pacificación del país, es que la paz del pueblo de Dios, debe pasar por la justicia social colgada de la divina.
_Canten de gozo y alegría por el pueblo de Jacob. El Señor salvó a su pueblo, lo que quedaba de Israel. Yo los llevaré a corrientes de agua, por un camino llano, donde no tropiecen_ Jeremías, Cap. 31.
saludo, Julio.

viernes, 18 de julio de 2014

POR LAS PRIMERAS PRIORIDADES

Se dice que de buenas intenciones, están marcados los caminos hacia el infierno. Pero cuando las intenciones se quedan ahí, y son de materia personal, la oferta, literalmente del infierno, es de poca monta.
En cambio si es de solo intenciones discursivas en materia política y de gobernabilidad, en su efecto devastador colateral, son familias enteras que viven el infierno literal en sus estómagos a falta del pan de cada día. A falta de oportunidades para educarse y de demandas y justas ofertas laborales.
Porque cuando la complejidad social en el mundo quiso acampar en un lugar, entonces yace entre nosotros, y su nacionalidad se hizo colombiana. Complejidad convivencial en: Narcotráfico, guerrillas, criminalidad rampante, corrupción, hambre, miseria y desigualdad; Mas no por capricho acampó entre nosotros, sino por la indolencia de muchos gobernantes y ciudadanos para no enumerar más y, no hacer la complejidad, más compleja aún.
Hubo una vez un dirigente deportivo al mando de la selección colombiana de futbol, que cuando perdía su equipo, su filosofía era: De que perder era ganar un poco. Para ese entonces eran infantes y soñadores en su arte y disciplina, varios de los jugadores que militaron en Brasil 2014, y que hicieron hazaña histórica. ¡Hoy cotizados! valen materialmente, unos más que otros.
En medio de la complejidad política y gubernamental, este presidente Santos, viene gestando en su filosofía y su fe del Buen Gobierno, ambiciones entre lo pensable y lo impensable. Ahora en materia educativa, frente al fracaso de las pruebas Pisa, emulando al otrora dirigente deportivo, manifiesta: Es mejor estar entre los últimos compitiendo con los mejores, que estar entre los primeros, compitiendo con los mediocres en materia educativa.
Hoy bajo su gobierno se están educando, los infantes que en un futuro representarán a Colombia en las mismas pruebas del saber. De la cobertura universal y la calidad educativa que se geste ahora, así beneficiarán o desprestigiarán  a los próximos gobernantes nacionales en el porvenir de esta patria con identidad de un lastre social complejo.
Luego de un año de estudios y evaluaciones sobre el funcionamiento de las instituciones en Colombia, el comité evaluador de la OCDE presentó al Departamento Nacional de Planeación 23 recomendaciones para que Colombia pueda integrar el club de buenas prácticas en políticas públicas, como ha bautizado el presidente Santos a esta organización compuesta por 34 países y que traza los estándares más elevados a nivel mundial en el diseño de políticas públicas.

Seguir las recomendaciones de la OCDE facilitaría el ingreso de Colombia a ese 'club' en 2016, un objetivo que se ha trazado el gobierno Santos en materia internacional y que le permitiría, además, acercarse más a los gobernantes y países que han seguido el modelo de 'Tercera Vía'.
Avanzar en un sistema estadístico territorial, conectar los desarrollos rural y urbano, diseñar políticas con un enfoque regional en la planeación del país, empoderar las instancias regionales de toma de decisiones sobre el presupuesto, establecer controles y fortalecer las finanzas públicas territoriales, fueron las principales sugerencias formuladas por la OCDE al Estado. Prensa.

Una vez le escuché decir a un candidato presidencial en su campaña, que de ser presidente, no sería un faltón a la hora de gestionar recursos para la inversión social hacia las regiones. Su preocupación manifiesta era: A quien se los entregaría con plena confianza. ¡Eran sus primeras prioridades!
_ El Señor dice: Cambiaré la suerte de la nación de Jacob, tendré compasión de su país, las ciudades se reconstruirán sobre sus ruinas y los palacios en su debido lugar. De ellos saldrán cantos de gratitud y risas de alegría_ Jeremías, Cap. 30.
Saludo, Julio.

viernes, 11 de julio de 2014

ESTO APENAS NOS EMPIEZA

Confieso que estuve neutro viendo la transmisión televisiva por el recibiendo, justo y merecido, que le dieron muchos conciudadanos a los jugadores colombianos y a su técnico ante la hazaña en la participación histórica en el reciente mundial Brasil, 2014.
Le pude entender a los sentimiento emanados por mi fe, estando congelado emocionalmente, porque conservando esta misma actitud de los jugadores actuales, más un crecimiento técnico táctico en su conjunto ante la aparición de otras nuevas figuras colombianas porvenir, en un futuro no muy lejano, vamos a celebrar toda una comunidad triunfos como Dios manda. ¡Ya se dio el primer paso!
¡También! Nos llenarán de mucho orgullo de patria quienes a partir de esta hazaña vistan las camisetas de más equipos europeos de renombre mundial.
Mas yo seguiré asociando los triunfos personales y colectivos conseguidos por nuestros conciudadanos en cualquier arte, que no sea lo social y la política; porque indudablemente a los más sobresalientes de este  Mundial, 2014, su calidad de vida económica y social mejorará significativamente, como contraprestación a sus esfuerzos de trabajo deportivo y disciplinario, su entorno familiar tendrá un impacto de prosperidad económica merecida, alguno que otro benefactor de algunas asociaciones afines al deporte, algún beneficio estrecho a su comunidad o algo benefactor religioso entre otros nichos sociales.
Pero nuestra sociedad, aun no alcanza a cimentar dentro de sus convicciones ciudadanas y cívicas, un norte político de unidad, en donde se hable en un solo lenguaje como una luz para alcanzar prosperidad y equidad social. ¡Aún no! Creo que por eso, la vida nos insta a hacer trabajos con prioridades. Fomentar la Administración Pública con pulcritud ¡La gran hazaña!
Que notable, por ejemplo, que veamos en los primeros lugares de las encuestas que miden la capacidad de gestión de nuestros gobernantes regionales, por ejemplo, a un alcalde de algún recóndito municipio colombiano cualesquiera. Inimaginable para sus gobernados las aperturas de oportunidades de trabajo  para su gente. De salud y educación para sus niños y de asistencia social estatal a sus adultos mayores. La satisfacción sería compartida y sin fisuras de división política alguna y de respaldo ciudadano para su futuro político electoral que luego aspire.
¡Escribo! Pensando con el deseo y apasionado. Real lógica. Desafortunadamente.
El hecho de que no pongamos todas nuestras esperanzas en los gobernantes, porque la realidad generalizada de poca o nula gestión y de falsedad electoral a la hora de gobernar o legislar, la sabia palabra de Dios, así nos lo hace prever: No es bendito el hombre que confía en otro hombre. Mas no es contradictorio, cuando nos insta a la súplica por su integridad humana.
La Constitución Política colombiana, de otra manera nos lo hace saber para ser verdaderos ciudadanos. Constitución que nos conmina a participar en los actos de la democracia. No ven, o no saben, que voluntariamente sacrificamos nuestro tiempo, nuestro presupuesto familiar para motivar e invitar a nuestros familiares a cumplir con la democracia electoral y, elegir gobernantes y legisladores según nuestro criterio y conveniencia ideológica regional y nacional. Así muchos lo hacemos con libertad y buen juicio en casi todas las contiendas democráticas.
Así como nuestros niños admiran e imitan a nuestros deportistas más destacados. Así necesitamos ver la admiración y la imitación ante la necesidad de ver la gestión pulcra en la Administración Pública. Así por encima de nuestra  ingenuidad. Estará la fe.
_ ¿Qué es el ser humano? ¿Por qué lo recuerdas y te preocupas por él? Pues lo hiciste casi como un dios, lo rodeaste de honor y dignidad, le diste autoridad sobre tus obras, lo pusiste por encima de todo_ Salmo, 8.
Saludo, Julio.

viernes, 4 de julio de 2014

COLOMBIA SERA LA MODA

Con muchos años acuestas de tragedia social sobre esta vecindad llamada Colombia, el mero titulo de este artículo, suele ser un sofisma entre mi pensamiento, mi opinión y la ciudadanía que raciona en medio del escepticismo cotidiano impregnado en la piel por la cruda realidad.
Llevarlo al tema deportivo, al ahora furor que hoy vivimos por  el futbol colombiano  por la digna representatividad en Brasil 2014, primero por el talento nacional de los 23 jugadores que tienen soñando a todo un país, talento humano de un equipo en donde no admite ninguna fisura de división, porque están guiados por una dirección técnica consistente como nunca antes obtenida.
O al arte musical, esta titularidad de esta columna de opinión, admitiría un mínimo de discusión. Pero en el tema de la política, la cosa pública y la gobernabilidad, faltarían argumentos sólidos en el solo intento. Pero es la política y lo público, su esencia que es el arte de gobernar pueblos, y en donde se toman las más grandes decisiones, sabemos que no son las mejores, pero en donde es más determinante un impacto social de equipo, ante la necesidad del pobre, para tomar solo un ejemplo de palpables carencias socio económicas.
Pero para la gloria de la fe cristiana es precisamente esto, el moverse dentro de este fango de la convivencia entre nosotros los seres humanos, e ir persuadiéndose así mismo. Aquí, ¡Todo es posible!
Aterrizando en la actualidad política, la cosa pública y la gobernabilidad. Se rumora por algunos medios de la opinión sobre la dificultad que tendría la gobernabilidad del presidente Santos, por lo hipotecado que estaría, en medio de la pluralidad de apoyos en la pasada contienda electoral presidencial, dificultad para poder armar un equipo de gobierno idóneo para el próximo cuatrienio presidencial. ¡Dime cómo comienzas, y te diremos como terminarás! Valdría  la pena traer a colación este refrán.
Porque de la manera errática o sabia como un gobernante, para este caso presidencial, escoja su equipo de gobierno con libertad o amarrado por un círculo político cualesquiera, de esta manera sencilla de interpretar, así será la suerte de un país con más de cuarenta y cinco millones de habitantes que esperan un desarrollo social y económico acorde a las necesidades de cada quien.
Se viene asomando por esta misma vía una filosofía ideológica llamada la Tercera Vía, auspiciada y liderada recientemente por el mismo presidente Santos, con el apoyo de otros líderes mundiales, que en lo poco entendible, sería el distanciamiento del radicalismo político de la izquierda y la derecha política. La retórica diferencial sería lo social con mayor énfasis y cobertura en democracia. El modelo de Estado y el del Comercio, sería la discusión parlamentaria hasta donde sería posible ceder, avanzar o reestructurar el modelo actual.
Hipotéticamente ¿quiénes defenderían esta apertura gubernativa que ahora plantea Santos? No serían las estadísticas del Dane o en su defecto, un pronunciamiento del crecimiento de la economía nacional. ¡Simple! Solo la defenderán aquellos desempleados que encuentren empleo por la implementación de sus políticas de desarrollo. Y así sucesivamente, quienes carecen hoy de justas oportunidad que antes no la tenían. ¡Solo así!
Que los colombianos entremos en la moda de la civilidad y el desarrollo ante el mundo, no es cuestión de poner todas nuestras esperanzas en las manos mezquinas de los seres humanos. De los meros gobernantes de turno. Pero abogamos por sus éxitos gubernativos por la repercusión al pueblo:
_Dios se acuerda de los afligidos y no olvida sus lamentos, castiga a quienes les hacen violencia. Hazles sentir temor, Señor; ¡Hazles saber que no son más que hombres!_ Salmo, 9.
Saludo, Julio.

viernes, 27 de junio de 2014

NOS LLEGO LA HORA

Cada vez que hay un evento competitivo de talla internacional, y quienes nos representan cumplen un papel protagónico; nos llega, o nos tildan, de cualquier variedad de desprestigio por la estigmatización e indignación social de que somos narcotraficantes. ¡Ahora! No estamos excepto en este mundial de futbol, Brasil 2014. Un motivo más para demostrarle con talento lo contrario.
Ahora con esta modalidad extensiva tecnológica mundialista y al alcance de la gente, el descrédito se hace más extenso en las redes sociales, por ejemplo; como también salen, las justificadas defensas por la inmensa mayoría de colombianos que no tenemos ningún tipo de  participación e injerencia con este oscuro, criminal y trágico negocio del narcotráfico.
La herencia maldita de unos pocos, para la deshonra de una gran multitud que siempre somos los colombianos de bien.
El papa Francisco dijo que los mafiosos están excomulgados. Hay que combatirlos, hay que decirle no. Tantos jóvenes nos lo piden. Los que han escogido esa mala vía están excomulgados advirtió el papa argentino durante una misa. Allí denunció el sufrimiento de los niños víctimas de la mafia, y trasladó un mensaje de solidaridad a madres y abuelas en una cárcel local. Nunca más debe un niño soportar tales sufrimientos. Prensa.
Pero qué significa tener un narcotraficante excomulgado por la Iglesia ante el ciudadano común y corriente; entre nosotros los colombianos para tomar un ejemplo cercano, a nosotros que nos afecta moralmente esta estigma antisocial ante la comunidad regional e internacional; si con la sola excomulgación hoy como tal, no van a declinar al mañoso pero astronómica rentabilidad del negocio del narcotráfico; de drogas ilícitas que vienen carcomiendo la mente de nuestra juventud nacional e internacional. Pareciera que nada importase, tal excomulgación.
No obstante, la sola justicia humana no alcanzaría jamás, lograr erradicar de raíz, todos estos flagelos sociales que marcan a una comunidad; más la nuestra que sufre dolores de parto, no solo ante el envenenamiento social que producen los negocios y las acciones criminales del narcotráfico, pero para qué entrar en detalles, porque entre nosotros se surte un inmenso menú de mañas antisociales, de las cuales no nos hemos podido sacudir de un plumazo por la acción de la justicia; pues para nadie es un secreto, que la justicia misma es una de las instituciones con una gran mancha de envenenamiento narco-criminal.
Muchos ya tenemos una amplia visión de lo que será el escenario postconflicto; si lo vemos como cuando uno se prepara para ganarse la vida laboralmente; buscamos las mejores ofertas laborales y, cuando la encontramos, estamos prestos con nuestra actitud, conocimiento y preparación profesional, técnica o tecnológica  demostrando capacidad resolutoria en temas laborales.
Así de esta manera, pero ya como ciudadanos activos asumiendo deberes sociales constitucionales y democráticos, así tendremos que ver el escenario postconflicto colombiano, como una gran empresa estatal, en donde seremos parte resolutoria del conflicto interno, armado e ideológico.
De seguro no nos quedará grande este reto. Excomulgaremos, literalmente, entre nosotros mismos, las malas energías generadas del miedo, el conformismo y la mediocridad que en términos generales somos calificados por otras sociedades civilizadas y desarrolladas.  No nos quedará grande a esta generación ¡Más! Nos mantendremos firmes y decididos.
Que la excomulgación de los narcotraficantes traiga consigo su debacle empresarial criminal, para la apertura de un libre desarrollo en los planes nobles de una gran mayoría de colombianos.
_El que es pícaro se vale de artimañas y trata cosas infames; perjudica con mentiras a los pobres y al necesitado que pide justicia. En cambio, el que es noble tiene planes nobles, y en esos planes se mantiene firme_ Isaías, Cap. 31
Saludo, Julio.

viernes, 20 de junio de 2014

NOS LLEGO LA FE

Haremos oposición inteligente, sin participación: Clara López. Le preguntan. Qué sigue para la izquierda después de haber ayudado a la reelección de Santos.
Eso trae responsabilidades de parte y parte. La izquierda democrática que represento debe erigirse en una oposición inteligente, no intransigente; una oposición analítica y propositiva; y desde luego, una oposición que construya alternativa de poder. Y de parte del Gobierno, un compromiso muy grande porque tiene que abandonar la ambivalencia que lo caracterizó estos cuatro años en el proceso de paz. Prensa.
La excandidata presidencial, Clara López, en otras mismas circunstancias democráticas, pero en otro país en donde la gente generalmente se muere por un accidente, por enfermedad o por avanzada edad, no hubiese decidido apoyar sin ningún acuerdo burocrático ante otra opción de gobierno.
Mas la realidad de esta guerra y la posibilidad de ahorrarle muertos a futuro a esta sociedad violentada por la criminalidad histórica nacional, Clara, racionalizó su postura política y acertó en apoyar  la continuidad pacifista del  presidente Santos.
Tendrá ella que sortear con tolerancia el matoneo del sectarismo radical de su partido político, y que en una eventual contienda electoral liderada por Clara, la Unidad Nacional capitalina, no haga inyectarse de amnesia. ¡Para entonces!
Tan respetable y necesario el disenso como arma de enriquecimiento en toda democracia. Pero ante una nueva visión de país abierto ante un ambiente propicio a la civilidad, habrá que tener oídos sordos ante las arremetidas viscerales y de revanchismo y con dedo acusador del senador Álvaro Uribe. No obstante  su legítima oposición y su libre desarrollo.
Adjunta la del senador Robledo, quien hace interpretar que sólo bajo la sombra de los estatutos de su partido y liderados por sus afines y sectarios ideológicos contestatarios y recalcitrante radicalismo, solo así, los colombianos podremos ver la luz y florecer la esperanza.
La lectura regional sobre la contundente  votación presidencial en la Costa Caribe, no es más que la Declaración Democrática de un pueblo pacifista, pero que al mismo tiempo, reclama a gritos la descentralización del desarrollo económico para el cierre de las brechas sociales aberrantes ante otras regiones del país. Habrá quienes especularán un abanico de candidatos locales para presidenciales 2018. Habrá quienes reclamarán más inversión social.
Comulgarán conmigo, primeramente, yendo a la raíz de las soluciones más seguras y directas. ¡Ejemplo! Motivación a los gremios económicos para la implementación empresarial e industrial en nuestros municipios costeños para la generación de empleo con inclusión social y protección al medio ambiente.
Simultáneamente aperturas presupuestales estatales para la construcción de infraestructuras educativas universitarias, técnicas y tecnológicas más cercanas con mayor cobertura y calidad para nuestra gente.
En pie de página. No hay nada más satisfactorio para un columnista ya que en su visión analítica, racional y constructiva, lograse escalar como líder de la opinión, esto se da, cuando sus planteamientos sobre el futuro del país y sociedad vienen siendo coherentes con los tiempos de cambios sociales y democráticos de una Nación. Lo demás, lo sabrá explicar.
Acá. Unos dotes de fe, logran trascender lo que la limitación humana no logra visualizar. Suelen ser estos columnistas y a la vez consejeros y formadores ciudadanos con énfasis colectivo para que se formalice una objetiva opinión. Virtud para una democracia llena de fortalezas y buen juicio.

_El Señor me dijo: Así como un león que ha matado una oveja no se deja asustar por los pastores, aunque todos ellos se reúnan y traten de asustarlo con sus gritos, así vendrá el Señor a defender a su pueblo en el  monte Sion. A Jerusalén; la cuidará, la salvará, la defenderá, la librará_ Isaías, Cap. 31.
Saludo, Julio.

viernes, 13 de junio de 2014

NUESTRA ES LA ESPERANZA

Se especula mucho sobre el concepto mismo de reforma de la justicia. Cada quien entiende una cosa distinta. En esas llevamos hace casi cien años. Si por reforma de la justicia se entiende conseguir que no haya impunidad y que los procedimientos sean ágiles, eso se ha venido construyendo bajo el gobierno Santos.
Hoy ningún proceso debe durar más de un año en la primera instancia y seis meses en la segunda. Se ha fortalecido financieramente la Rama Judicial. Han aumentado significativamente las Casas de Justicia y los centros de conciliación y convivencia.
Se ha respetado a los jueces y no se ha salido a controvertir públicamente sus decisiones. La idea, antes que afectar la tutela es, tutelizar, la Rama Judicial para que en los procedimientos ordinarios se aplique la celeridad propia de la tutela. Palabras del actual Ministro de justicia, Gómez Méndez.
Con una opción real de finalizar el conflicto vía del dialogo, inadmisible seguir dependiendo, doblando rodillas y extendiendo la mano limosnera, ante el presupuesto destinado por los Estados Unidos para seguir combatiendo militar e ilimitadamente ante esta guerra en esta región latina.
En cuanto a justicia judicial, inadmisible que funcionarios del anterior gobierno hoy estén poniendo la cara ante los cuestionamientos judiciales por sus anteriores funciones públicas, mientras otros de esa misma estirpe política y de gobierno, estén prófugos en el exterior evadiendo sus compromisos con la justicia nacional, suponiendo falta de garantías.
Esperan ellos, los prófugos, el retorno del gobierno anterior al poder, para que así se les pueda garantizar su absolución. No exaltó este mundo al líder Mandela por la evasión de la justicia, todo lo contrario, por su modelo de tolerancia en medio de dificultades adversas.
De acá debe partir que clase de país en materia de justicia judicial queremos formalizar como un modelo de justicia en donde los líderes políticos tienen el deber de ser nuestras referencias de cumplimiento y acato de las autoridades y, no, facilitadores del desacato.
El presidente Santos, en el cumplimiento Constitucional de hallar la paz nacional, hizo el desgaste político de abrirle las compuertas para que internamente y ante la opinión internacional, demostremos civilizadamente nuestras diferencias ideológicas y que sean plenamente respetadas y debatidas racionalmente.
La misma Constitución le permite avanzar democráticamente ante las urnas. Un sinnúmero de ciudadanos de pluralismo democrático le acompañaremos en esta gesta hacia la civilidad nacional. Las fuerzas negativas internas y externas a este proceso pacifista, no prevalecerán a este histórico bien superior para nuestra patria.
Un gran número de empresarios dan el mismo acompañamiento. Cabe anotar que el escenario postconflicto, no solo será para que los guerrilleros y terratenientes mafiosos reparen a sus víctimas del despojo de sus pertenencias. Será también el tiempo propicio para reparar el despojo salarial en la deplorable y nefasta historial laboral colombiana. ¡Esto! si lo contemplamos justamente como una gesta libertadora y definitiva hacia la equidad social en Colombia.
En mí acostumbrado aporte ante  la histórica gesta espiritual. Y como el que es caballero repite, les comparto el segundo prólogo en Segunda de Samuel. En la traducción Bíblica de: Dios Habla Hoy.
David se muestra en el relato como guerrero valeroso y hábil estadista, que extiende y consolida el reino, luchando contra sublevaciones internas y contra enemigos del exterior. Claramente se ve su profunda fe, su devoción a Dios y su solicitud por el pueblo, todo lo cual le ganó la lealtad general.
La persona y el reinado de David, dejaron una huella profunda en el pueblo de Israel, de manera que éste lo exaltó como prototipo y prefiguración del libertador nacional por excelencia después de Moisés.
Saludo, Julio.